Profesionales miden el índice de vulnerabilidad en países de América Latina y el Caribe

Lun, 03 Mayo. 2021 | 11:52

Investigadores identifican a los países a ser priorizados para recibir ayuda externa, a través de la versión América Latina y el Caribe (ALC) del Índice de Vulnerabilidad de Compasión, Acción Asertiva, Pragmatismo y Evidencia (CAPE VI-LAC). Dicha técnica ofrece un enfoque evidenciado, estructurado y razonado para utilizar la ayuda en acuerdos bilaterales con la salud mental como base.

Como resultado de la investigación se puede observar que las cifras y el mapa realizado muestran los 32 países que figuraron entre los 20 peores en al menos un indicador y también los 12 peores dentro de la CAPE VI-LAC en su conjunto. De los 33 países de ALC, solo San Cristóbal y Nieves no figuraba en ninguno de los 20 peores países.

Para el análisis, se tomó a los 20 peores países que incluyen: esperanza de vida, años de vida ajustados por discapacidad, médicos por persona, producto interno bruto (PIB), coeficiente de desigualdad de ingresos o consumo dentro del país, conflictos actuales, refugiados por país de origen, Índice de Percepción de la Corrupción y ayuda externa recibida.

Asimismo, se utilizaron 26 indicadores validados y disponibles internacionalmente para explorar y realizar el análisis, ya que, con muchas estadísticas resumidas usadas para describir asuntos en todo el mundo, existe una dependencia fundamental en los informes nacionales o la recopilación de la información subyacente utilizada en su derivación. Este ejercicio se puede perfeccionar y repetir todos los años.

En el análisis no se incluyen los territorios dependientes; sin embargo, se ha realizado un breve perfil para cada uno de modo que se pueda visualizar un cuadro geopolítico colectivo.

La investigación concluye que 12 países con peores puntuaciones son posiblemente estados frágiles; donde los gobiernos no tienen el control o la autoridad suficientes, por lo que a menudo son represivos y corruptos, participan en graves abusos de los derechos humanos y se caracterizan por la inestabilidad política de diversas formas.

La desventaja por los cambios climáticos extremos, la pobreza extrema, la desigualdad social y divisiones étnicas, son otros problemas encontrados. A parte, de ser incapaces de proporcionar servicios básicos, sufren focos de insurgencia en forma de terrorismo, que a menudo son violentos y brutales. Los gobiernos, los donantes de ayuda, las organizaciones regionales, los profesionales y las asociaciones de salud mental deben trabajar juntos para abordar estas situaciones.

El grupo de trabajo que llevo adelante la investigación está integrado por el Dr. Julio Torales, profesional categorizado en el Programa Nacional de Incentivo a los Investigadores (PRONII) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), João Mauricio Castaldelli-Maia, Marcelo Gerardo O’Higgins, Ligia Florio, José Almirón Santacruz, Juan Iván Barrios, Rodrigo Navarro, Oscar Enrique García, Geraint Day, Dinesh Bhugra, Anna Samya Sri, Antonio Ventriglio y Albert Persaud.

El estudio denominado “Índice de vulnerabilidad CAPE: Compasión, Acción Asertiva, Pragmatismo y Evidencia - Versión para América Latina y el Caribe (CAPE VI - LAC) Globalización, conflicto, cambio climático, desastres naturales: poner la salud mental en la política exterior” fue aprobado por el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, Paraguay.

Etiquetas: