El CONACYT cumple 23 años de vida institucional impulsando la creación de nuevos conocimientos en CTI+C en el país

Vie, 31 Ene. 2020 | 9:22

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) celebra 23 años de vida institucional, trabajando en pos del desarrollo científico y tecnológico e incentivando a la innovación y la calidad para aumentar la competitividad del país. Fue creado por iniciativa de un grupo de académicos y servidores del sector público (UNA, MAG, MIC, INTN) y del sector privado (UIP, FEPRINCO), el 31 de enero de 1997 con la promulgación de la Ley N° 1.028/97 de Ciencia y Tecnología; ampliada posteriormente por Ley Nº 2.279/03. 

El CONACYT es una institución dependiente de la Presidencia de la República, apoya el desarrollo científico y tecnológico del país mediante políticas y programas específicos, los cuales son impulsados por el sector público y debidamente coordinados con el sector privado.

Su estructura orgánica está compuesta por un Consejo conformado por representantes de 15 instituciones públicas y privadas, un presidente y dos secretarías ejecutivas (CONACYT y el Organismo Nacional de Acreditación-ONA).

Fomentando una gestión de calidad

El CONACYT cuenta con el Organismo Nacional de Acreditación (ONA) que es responsable de otorgar la acreditación a las entidades, con el fin de habilitarlas para realizar actividades como certificación de productos, de sistemas de gestión de calidad o gestión ambiental, así como la certificación de personas, inspección o actividades similares de verificación y control, entre otros. Actualmente cuenta con 63 Organismos de Evaluación de la Conformidad Acreditados, del ámbito público y privado.

Asimismo, a través de la Comisión Nacional de la Calidad, se encarga de coordinar el Premio Nacional de Calidad y Excelencia en la Gestión, que consiste en un reconocimiento hecho por el Gobierno Nacional a las organizaciones públicas y privadas que se destacan en la mejora continua de sus procesos, dando un enfoque de cambio hacia la gestión de calidad total. Hasta la fecha, se llevaron a cabo 4 ediciones del Premio Nacional a la Calidad.

  

Impulsando Ciencia y Tecnología

Entre el 2008 y el 2012 el CONACYT logró formar a 45 gestores de innovación tecnológica en Paraguay, permitió el fortalecimiento de postgrados nacionales, el otorgamiento de becas para estudios de postgrado en el país y apoyó a estudiantes que realizaban sus capacitaciones en el extranjero. Además, cerca de 50 mil estudiantes, docentes e investigadores de 16 universidades e instituciones paraguayas empezaron a acceder a redes de información técnico-científica, gracias a una inversión de USD 7.300.000 (siete millones, trescientos mil dólares) recibida a través del Banco Interamericano de Desarrollo.

  

Desde el año 2013 a través del Programa Paraguayo para el Desarrollo de la Ciencia y Tecnología, con apoyo del FEEI, el CONACYT apunta a fortalecer las capacidades nacionales para la investigación científica y el avance tecnológico, a modo de propiciar el aumento de la capacidad productiva, la competitividad y la mejora de las condiciones de vida para nuestro país. Hasta el momento ha adjudicado más de 600 proyectos de investigación y desarrollo realizando una inversión de unos 35,7 millones de dólares.

En estos 23 años, el CONACYT ha contribuido a la construcción de una base sólida de infraestructura científica y capital humano calificado, que habilita al Paraguay para dar el salto hacia una sociedad del conocimiento, prueba de eso es el Programa de Incentivo a los Investigadores – PRONII que se implementa desde el año 2011 y ha fomentado e instalado la carrera del investigador en nuestro país, mediante la categorización y evaluación de su producción científica y tecnológica. A la fecha son 585 los investigadores que se encuentran categorizados en el programa, con una inversión acumulada de más de 11 millones de dólares. 

Apuntando a la Innovación

En el ámbito de la innovación, el CONACYT ha desarrollado varias herramientas, un instrumento de gran relevancia fue el Proyecto Desarrollo Tecnológico, Innovación y Evaluación de la Conformidad (DETIEC) que apoyó la creación de varias incubadoras, una de ellas es LANSOL de Villarrica; financió además la construcción del Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación (CIDI) en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la UNA, con ello logró la implementación del primer laboratorio de fabricación digital y llevó adelante la construcción del Libro Blanco de los lineamientos para la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

  

Actualmente, con el Programa de Innovación en Empresas Paraguayas (PROINNOVA), donde se ha invertido en la ciencia aplicada a la actividad productiva, con el fin de ayudar a los emprendedores a poner en práctica sus proyectos de innovación.

Todos somos parte de estos 23 años en los que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) se ha dedicado a forjar el camino del desarrollo, prosperidad científica y tecnológica del Paraguay. Apuntamos a seguir aportando nuevos conocimientos para la ciencia mundial.